Los aspectos para escoger una buena agencia inmobiliaria

Si se tiene pensado vender un piso los portales inmobiliarios son una gran opción para mostrar una vivienda a los compradores que por lo general cuentan con motores de búsqueda muy potentes; sin embargo, son muchas las personas que prefieren optar por profesionales, es decir, agencias inmobiliarias. Los profesionales de este sector permitirán ahorrar tiempo y dinero aportando objetividad y garantías en la operación, siguiendo una serie de consejos para vender un piso de manera básica y con la ayuda de una inmobiliaria se obtendrán excelentes resultados.

Hay que buscar toda la información que se pueda de la agencia inmobiliaria que se desea contratar, saber su experiencia y toda su trayectoria en el mercado ya que esto puede ser muy indicativo en la seriedad de la compañía y de su compromiso con sus clientes. Siempre es recomendable acudir con un experto en este tema en vista de que aportara objetividad en todo el proceso de la operación y sin dejar lugar a las falsas expectativas del asunto; lo importante en todo momento es llevar a cabo los consejos para vender un piso y de manera eficaz.

La mejor agencia inmobiliaria y la que más conviene es la que ofrece el mejor plan de marketing para el inmueble, pues no solo es importante estar en los principales portales inmobiliarios, sino que también es importante contar con una amplia base de datos de los potenciales compradores e incluso de agencias inmobiliarias interesadas es facilitar una venta cruzada. Cabe destacar que en la actualidad, las mejores agencias inmobiliarias disponen de fuertes herramientas de marketing para promocionar un inmueble, con fotos profesionales, videos, destacados, entre otros; y al mismo tiempo hay que analizar bien si saben sacar el verdadero provecho a las nuevas tecnologías y así conocer el verdadero precio al que en realidad se pueda vender un piso.

Hay que saber elegir muy bien al profesional inmobiliario, eligiendo aquel que tenga conocimientos de valoración de inmuebles, de todo el mercado y de las cuestiones legales; solicitando información sobre ventas realizadas, los años de trayectoria en esa zona en particular, los medios publicitarios, la formación, la relación de colaboradores, las carteras gestionadas, las asociaciones o redes profesionales, entre otros. Desde un principio se debe entender que un buen profesional tiene que cubrir varios gastos como la publicidad, resolver papeleos, atender las variadas visitas y las cuestiones legales, entre otros; por eso hay que cerciorarse de que presentan unos honorarios justos.