En la clínica dental hacen todo lo posible para que sus pacientes mejoren su sonrisa con coronas y puentes de porcelana. Porque la sonrisa forma parte de la imagen de las personas, además de la personalidad y aun más importante influye en las relaciones con los demás y ayuda en el desempeño del día a día a nivel laboral. Por estas razones son cada vez más las personas que se acercan a una estética dental y así mejoran su imagen.

Muchos se preguntaran que son las coronas y los puentes de porcelana. Pues vamos aclarar un poco este tema y de manera sencilla, para que así todos tengan una idea y al llegar a la clínica dental cuando el equipo médico este explicando el tipo y proceso del tratamiento que se va a realizar, el paciente tengan una idea general del  proceso para recuperar la sonrisa.

Las coronas y puentes  son prótesis que se colocan de manera fija. Por lo general se cementan sobre los dientes que están totalmente destruidos y así poder cubrirlos completamente.  Incluso a los implantes existentes también se les pueden colocar coronas y puentes con la finalidad de lograr la forma y la estructura funcional del diente. En muchos casos es posible hacer coincidir el color de las coronas de porcelana o cerámica con el de los dientes naturales.

Algunas personas en la estética dental deciden también usar otros tipos de materiales como; oro, aleaciones metálicas, acrílicas o cerámicas. Estas aleaciones por lo general suelen ser más resistentes que la porcelana. Sin embargo en la clínica dental previamente se lo preguntan al paciente, porque cada una tiene un valor diferente y además que no todas las mutuas cubren cualquier material de las prótesis.

Este trabajo solo lo debe hacer un especialista de la estética dental, porque se utiliza sobre todo para reemplazar obturaciones de gran tamaño, evitar la fractura de un diente o reparar ya un diente fracturado, cubrir dientes descoloridos eh incluso cubrir dientes que han sido sometidos a un tratamiento de conducto radicular.